A rabosa y a berigüeta

Una berigüeta y una rabosa yeran tricolotiadas, asinas que pensón en estrapaciarse. Quedón en que cada una podeba’scarse os refuerzos que querrese. A o diya siguién, se presentarían en l’árbol que acordón.

berigüeta01

A rabosa s’achuntó con un teixón, un lobo, un chabalín y un onso. Marchón ta o puesto que heban quedau, al canto de l’árbol. Alí estión asperando buens ratos, y cuan ya se’n rediban pensando de que a berigüeta no se atreviba a venir, esta se presentó con un cañuto en as costiellas.

Os animals grans, ya puez contar, se esmeligaban de risa cuan viyón que veniba sola. Pero a berigüeta les esbandió:
– ¡Vienga, cuan querriaz, empecipiamos!

Con que o teixón, a rabosa, o lobo, o chabalin y l’onso se le tirón dencima, a lo que a berigüeta ubrió’l cañuto. Alavez salión d’alí un ixambre d’abelletas que fizoniaban sin parar a aquels animals. ¡Ah, mamá! ¡Que manera de reclamarse de dolor!

A la fin, o teixón, a rabosa, o lobo, o chabalín y l’onso tenión que escapar a amagarse debaixo de l’augua en una basa que i heba cerca. Aquel diya aprendión que, a veces, ¡os chicoz resultan grans!

berigüeta02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.