A rabosa y a berigüeta

Una berigüeta y una rabosa yeran tricolotiadas, asinas que pensón en estrapaciarse. Quedón en que cada una podeba’scarse os refuerzos que querrese. A o diya siguién, se presentarían en l’árbol que acordón.

berigüeta01

A rabosa s’achuntó con un teixón, un lobo, un chabalín y un onso. Marchón ta o puesto que heban quedau, al canto de l’árbol. Alí estión asperando buens ratos, y cuan ya se’n rediban pensando de que a berigüeta no se atreviba a venir, esta se presentó con un cañuto en as costiellas.

Os animals grans, ya puez contar, se esmeligaban de risa cuan viyón que veniba sola. Pero a berigüeta les esbandió:
– ¡Vienga, cuan querriaz, empecipiamos!

Con que o teixón, a rabosa, o lobo, o chabalin y l’onso se le tirón dencima, a lo que a berigüeta ubrió’l cañuto. Alavez salión d’alí un ixambre d’abelletas que fizoniaban sin parar a aquels animals. ¡Ah, mamá! ¡Que manera de reclamarse de dolor!

A la fin, o teixón, a rabosa, o lobo, o chabalín y l’onso tenión que escapar a amagarse debaixo de l’augua en una basa que i heba cerca. Aquel diya aprendión que, a veces, ¡os chicoz resultan grans!

berigüeta02

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.